Inicio > actividades > Taller de Constelaciones Familiares

El próximo miércoles 24 de mayo ofrecemos un nuevo taller de Constelaciones Familiares en nuestro centro Esencia.

Las constelaciones familiares ofrecen un enfoque esclarecedor y liberador para el demandante de la constelación y para cada uno de los miembros del sistema.

LO QUE HACEMOS EN CONSTELACIONES FAMILIARES
Vemos , reconocemos e identificamos las heridas de las generaciones anteriores , les devolvemos la dignidad perdida, el lugar de pertenencia, el reconocimiento de lo que son, y así, se produce un orden y una reconfiguración de la mirada que sana por si misma.

Se liberan realidades ocultas en secretos familiares, y así se liberan las cargas del pasado que interrumpen e impiden el fluir de un buen presente, permitiendo que la persona haga el duelo de su propio dolor, devuelva al familiar su destino y pueda empezar a vivir su propia vida y disfrutar de ella.

Ese camino, desde la toma de conciencia de las causas de nuestro malvivir, enfermedad, fracaso, etc… descubriendo las cadenas amorosas que nos atan al pasado, hasta la liberación de las mismas en un gran impulso de amor y de energía, es el camino que permite recorrer la terapia de las Constelaciones Familiares.

¿Cómo realizamos las constelaciones?

La terapia se realiza en grupo. Una persona propone el asunto a constelar, el terapeuta pregunta los sucesos dolorosos sufridos más o menos hasta la generación de los bisabuelos relacionados con el tema.

El terapeuta le dice entonces que elija entre los presentes, a los representantes que van a estar al servicio de su asunto y de su sistema, y que los distribuya en el espacio. A partir de ese momento los representantes sólo escuchan sus sensaciones corporales, las emociones que espontáneamente surjan, la constelación se realiza en silencio, dirigida por los movimientos, desplazamientos y sensaciones de los representantes.

El terapeuta dirige la evolución de la constelación familiar restaurando paso a paso el amor y el respeto, hasta conseguir liberar la energía bloqueada de la persona.

Esa liberación permite cambios muy profundos, a menudo espectaculares, a veces inmediatos. Aunque es al cabo de un año o dos cuando se puede apreciar una transformación profunda en la vida de la persona, que por fin es ella misma y puede empezar a dirigir esa vida suya hacia sus propias metas, beneficiándose de la riqueza, el apoyo y el amor de las generaciones anteriores.