Inicio > Preguntas Frecuentes

Preguntas frecuentes sobre Terapia Gestalt

 

¿Qué es?

La Terapia Gestalt es una modalidad de psicoterapia encuadrada dentro de la psicología humanista. Pretende que el individuo desarrolle su potencial humano y se libere de sus bloqueos y asuntos inconclusos. También es adecuada en el tratamiento de las psicopatologías.

Es la terapia de la percepción, es decir, así como percibimos el mundo, así es nuestra realidad. Muchas veces nuestro organismo no está alineado con lo que en el aquí y ahora nos está sucediendo. Esto responde a muchas causas, es posible que estemos dando respuesta con aprendizajes del pasado, es también posible que creencias limitantes no nos permitan avanzar en eso que nos está pasando. En la medida en que no nos podemos adaptar a la nueva situación surgen síntomas tales como ansiedad, depresión, etc. Luchamos contra los síntomas y posiblemente esa sea una batalla pérdida, puesto que ellos están ahí para ayudarnos.

La gestalt es la terapia de la experiencia, incluso se podría decir que es la terapia de la vivencia. Hacemos hincapié en vivir lo que nos está sucediendo. Vivirlo significa no rehuir a la experiencia, sino sentirla y atravesarla. Nuestro organismo a través de las vivencias va autorregulándose y surgen también nuevas comprensiones o percepciones.

¿A quién va dirigida?

A cualquier persona que quiera abordar o tratar una patología o un aspecto de su vida con el que no se sienta en armonía. Fritz Perls, creador de esta terapia, decía que la Gestalt es demasiado valiosa para utilizarla sólo con los enfermos.

¿Qué se puede abordar con esta terapia?

Los problemas más habituales en psicoterapia que habitualmente son abordables: depresión, estrés, ansiedad, duelos, crisis personales o de pareja, miedos, ataques de pánico, problemas de autoestima, problemas laborales, y en general, todo tipo de temas relacionados con los conflictos en las relaciones.

¿Cuál es la diferencia con otras terapias?

En grades rasgos, podemos situar actualmente las terapias en cuatro vías o caminos.

  • El psicoanálisis sería la primera vía, cuyo precursor es Freud, intenta ahondar en el inconsciente para llevar al consciente asuntos que quedaron inconclusos. Es a través del lenguaje y de la asociación de ideas como vamos adentrándonos en sucesos del pasado que hacen que actualmente no seamos capaces de afrontar hechos de nuestro día a día. El sólo volver a hablar y revivir aquello que permanece oculto a nuestra conciencia, hará que podamos superar traumas, fobias y otros síntomas. Las resistencias, término psicoanalítico, impiden que podamos acceder a ese material atrapado en nuestra memoria. La ayuda y habilidad del terapeuta en colaboración con el paciente harán que pueda vencer esas resistencias para acceder al material inconsciente. En ese llevar al consciente lo inconsciente el paciente mejorará y los síntomas dejarán de ser útiles y pasarán a ser inútiles.
  • El conductismo y cognitivismo sería la segunda vía. En ella se explora el comportamiento, los hábitos y también el pensamiento. Hace hincapié en el estímulo-respuesta. Es una terapia centrada al igual que la gestalt en el aquí y ahora. Su metodología propone cambios a partir de un aprendizaje basado en estímulos positivos y negativos. También con ejercicios se establece una reeducación de cómo los pensamientos actúan en nosotros y como cambiando lo que pensamos también cambiará nuestra visión del mundo.
  • La tercera vía, donde incluimos tanto a la Gestalt, de Fritz Perls como a la terapia centrada en el Cliente de Carls Rogers. Es una terapia, al igual que el conductismo y en oposición al psicoanálisis, centrada en el aquí y ahora. Por el hecho de abordar los temas en el aquí y ahora, vivenciándolos, emergen estructuras profundas construidas en el pasado y podemos solucionarlas en la actualidad.
  • La cuarta vía o cuarto camino, incluye la psicología transpersonal. Donde exponentes como Carls Jung, abogan por un universalismo humano. El inconsciente de Freud pasa a ser un inconsciente colectivo. Arquetipos estructurados en lo más profundo de nuestro ser son compartidos por todos. Conceptos como la unidad y el todo condicionan o ayudan a vivir en nuestro mundo. Diríamos que si la Gestalt es la terapia de la existencia. La psicología transpersonal sería la terapia del ser. Entonces el conductismo sería el enfoque del hacer y sus creencias.

¿Cuánto dura el tratamiento?

Es difícil delimitar la duración de un tratamiento, puesto que en nuestro centro practicamos un enfoque ecléctico, para cumplir la demanda del paciente. Cada demanda tiene un objetivo o meta que viene delimitado por el propio asunto. Así, si es una terapia de acompañamiento al duelo, es diferente a la resolución de un conflicto tipo, “me llevo mal con mi marido”.  Si es un asunto sistémico, que el asunto viene por patrones familiares, es posible que sólo sea una sesión. Si el asunto es posible tratarlo con Gestalt, al estilo más puro, con pocas sesiones bastará. Si se trata de temas donde es necesario aplicar terapias centradas en el cliente el asunto será más largo.